La dieta prohibida: piérdale el miedo a los alimentos "malditos"

Los últimos avances en nutrición reivindican a los alimentos "prohibidos" en toda dieta: pizzas, las pastas, los helados, los sándwichs, etc. La clave se encuentra en saber variar la combinación de estos alimentos durante toda la semana. Le contamos cómo lograrlo.

Los especialistas recomiendan mantener una cierta variedad en las comidas, sin excluir ni siquiera las grasas. Pues, en realidad lo que cuenta es la cantidad de lo que se coma y sus combinaciones.

 Ya quedaron atrás las dietas que excluían las pastas, papas, pan, postres, etc. En realidad no existen los alimentos prohibidos.

 Muchas de estas comidas hasta tienen propiedades curativas y, por ejemplo, se recomienda la pizza como un remedio natural para ciertos tumores.

 Las dietas son modas en realidad, pero lo que tienden a causar además de bajar de peso es un desequilibrio en el aparato digestivo de una persona.

 Tampoco son recomendables las dietas vegetarianas solamente, éstas también proveen cierto desequilibrio.

 Lo que se busca actualmente es un equilibrio entre los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas, que tienen que componer un 50, 15 y 30 por ciento respectivamente, de la dieta diaria.

Combustible suficiente
El organismo necesita unos 150 gramos diarios de azúcares y harinas (equivalentes por ejemplo a ocho rebanadas de pan lactal).  Esto sirve para mantener el combustible que el cuerpo necesita ya que la reserva que el cuerpo tiene apenas alcanza para un día.

 La falta de hidratos de carbono es una forma efectiva de perder peso, pero si bien este cambio genera pérdida de peso y de apetito incluye riesgosos desequilibrios internos. Además el peso que se pierde así se recupera rápidamente.

 Muchos alimentos fueron durante años los monstruos de toda persona que quería bajar de peso. Las pastas, el cambur, el pan y la papa eran los enemigos número uno de toda persona que se preciara de hacer dieta.

 Sin embargo esto es totalmente falso y, salvo en enfermedades muy concretas que impidan la ingesta de estos alimentos, son muy necesarios en cualquier comida.

 Lo que hace falta es una cierta educación alimentaria. Por ejemplo es bueno saber que los hidratos de carbono no son dañinos, el único problema es que cuando se los ingiere rápidamente el apetito vuelve a aparecer.

 Lo conveniente es recurrir a un nutricionista ya que cada persona necesita una dieta específica de acuerdo a su estado y a su cuerpo, pero pueden hacerse algunas recomendaciones generales. 

Fuente: Correo del Caroni (27 de Septiembre de 2005)

Articulos de prensa Consejos Herbodietéticos Nutrición y Alimentación

Conozca nuestros Productos de HERBALIFE pinchando aquí


herbalife, herbalife internacional, productos herbalife, herbalife españa, herbalife espana, oportunidad de negocio herbalife, estilo de vida herbalife, herramientas herbalife, entrenamientos corporartivos herbalife